Los hospitales de todo el mundo han informado altas tasas de diabetes mellitus recién diagnosticada (NDDM, por sus siglas en inglés) en pacientes hospitalizados por COVID. Pero, ¿son estos nuevos casos de diabetes o casos no diagnosticados previamente?

Investigaciones recientes indican que los pacientes con COVID diagnosticados con diabetes en realidad pueden tener una forma temporal de diabetes causada por el estrés de la infección por COVID. Es más probable que estos pacientes sean más jóvenes, no blancos, y sin seguro o con Medicaid en comparación con los pacientes con diabetes previamente diagnosticada. Esto sugiere que muchos de estos casos nuevos pueden ser diabetes preexistente pero no diagnosticada en personas con poco acceso a la atención médica.

En otras palabras, en lugar de causar diabetes directamente, la COVID puede hacer que las personas con diabetes preexistente pero no diagnosticada consulten a un médico por primera vez, momento en el que se diagnostica su diabetes.

Pacientes con NDDM hospitalizados por más tiempo con síntomas más severos

El estudio también encontró que las personas con diabetes diagnosticada cuando fueron ingresadas en el hospital por COVID tenían niveles más bajos de glucosa pero síntomas más graves de COVID, en comparación con las personas con diabetes preexistente. La NDDM se asoció con una menor necesidad de insulina, una estancia hospitalaria más prolongada y la necesidad de cuidados intensivos, pero no la muerte.

De 1,902 personas hospitalizadas con COVID, el 31.2% tenía diabetes. De estos, el 13% tenía diabetes recién diagnosticada. En comparación con la diabetes preexistente, la NDDM fue más común en pacientes más jóvenes y menos común en pacientes blancos no hispanos.

Muchos pacientes vuelven a los niveles normales de glucosa después de ser dados de alta del hospital

Esta diabetes puede ser transitoria, ya que los niveles de azúcar en la sangre pueden volver a la normalidad poco después de ser dados de alta del hospital. En este estudio, casi la mitad de los pacientes con COVID y diabetes recién diagnosticada volvieron al nivel normal de glucosa en sangre o prediabetes. Esto sugiere que la hiperglucemia por estrés (un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo debido al estrés), y no el daño causado por la COVID a las células beta, puede explicar la diabetes recién diagnosticada asociada a la COVID.

Los factores asociados con la diabetes recién diagnosticada y los resultados glucémicos a largo plazo aún no se conocen.

Fuente: https://bit.ly/3rWCF66

Foto por Unsplash