La prediabetes afecta a casi 90 millones de adultos en los Estados Unidos y está relacionada con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y otras complicaciones graves. En los últimos años, importantes ensayos clínicos han demostrado que, si bien los cambios en el estilo de vida (dieta y ejercicio) pueden evitar que la prediabetes se convierta en diabetes tipo 2, la mayoría de las personas tienen prediabetes persistente en lugar de volver a los niveles normales de glucosa (azúcar en la sangre). Acabamos de enterarnos de que cambiar el estilo de vida lo antes posible después de un diagnóstico de prediabetes aumenta la probabilidad de volver a los niveles normales de glucosa.

Intervenciones de estilo de vida y apoyo psicológico en prediabetes

En un nuevo estudio, a afroamericanos y europeos americanos con diferentes duraciones de prediabetes se les ofreció asesoramiento con dietistas enfocado en aumentar la actividad física y comer menos calorías. También se ofreció apoyo psicológico a los participantes del estudio. Se comparó a los participantes según el tiempo transcurrido desde el diagnóstico de prediabetes (menos de 3 años, de 3 a 5 años o más de 5 años) en comparación con un grupo sin prediabetes.

Cambiar el estilo de vida funciona especialmente si no espera demasiado

De 223 participantes (edad promedio de 53 años), 138 tenían prediabetes mientras que 72 tenían niveles normales de glucosa. Los participantes con prediabetes comenzaron las intervenciones de estilo de vida en promedio después de 4 años de prediabetes (rango 3 meses-8 años). La intervención en el estilo de vida se asoció con una disminución de la glucosa, el peso y la grasa corporal. En total, el 43% de los participantes volvió a la normalidad, el 50% tenía prediabetes persistente, y el 7% desarrolló diabetes tipo después de 5 años. Estos resultados fueron similares en todas las razas, pero se obtuvieron muchos más beneficios cuando la intervención en el estilo de vida comenzó dentro de los 5 años posteriores al diagnóstico de prediabetes.

Por lo general, la prediabetes se descubre de manera incidental en lugar de durante un análisis regular de glucosa en sangre. Estos nuevos hallazgos sugieren que la detección y la intervención rápida en el estilo de vida en personas con prediabetes pueden prevenir la diabetes tipo 2 o revertir la prediabetes en la mayoría de las personas.

Fuente: https://drc.bmj.com/content/10/2/e002748

Imagen de Shutterstock