Sabemos que poder acceder a la atención en un momento y lugar de acuerdo a la necesidad es fundamental para una buena salud. Para las personas con diabetes, esto significa tener las herramientas y los recursos para apoyar el autocontrol. Esto ayuda a reducir el riesgo de complicaciones graves relacionadas con la diabetes.

Vivir en áreas rurales puede ser una barrera para la atención de calidad

En un estudio reciente, los investigadores estudiaron la calidad de la atención primaria ofrecida a casi 32,000 adultos con diabetes en 3 estados de EE. UU.: Minnesota, Iowa y Wisconsin. Examinaron las medidas de privación. Esto incluye el nivel de desventaja de ingresos, empleo, vivienda y educación de las personas que viven en un lugar en particular. Los investigadores también analizaron si los participantes vivían o no en áreas rurales según sus códigos postales.

Las personas que viven en áreas socioeconómicamente desfavorecidas enfrentan muchos obstáculos para una buena atención diabética

Los investigadores descubrieron que las personas que viven en áreas rurales y/o en áreas socioeconómicamente desfavorecidas tenían muchas menos probabilidades de lograr una buena atención diabética que las personas que viven en áreas urbanas y con ingresos más altos. Los resultados fueron aún peores entre los grupos minoritarios raciales y étnicos. Esto se debe a los altos costos de los medicamentos para la diabetes, los suministros para las pruebas y las citas, así como a la dificultad para recibir atención médica para la diabetes. Todos estos factores contribuyen a las brechas en la calidad de la atención de la diabetes entre las personas en áreas desfavorecidas.

Esta investigación muestra que ciertas áreas geográficas con brechas en la atención médica de alta calidad pueden beneficiarse de la asignación específica de recursos. Estas intervenciones podrían ayudar a mejorar los resultados para las personas con diabetes.

Fuente: https://bit.ly/3qTzF9r

Foto de John Reed en Unsplash