La aparición de la variante delta de COVID-19 y la eficacia reducida con el tiempo de la vacuna Pfizer de dos inyecciones llevaron a un resurgimiento de casos de COVID en poblaciones que habían sido vacunadas temprano. En julio de 2021, el Ministerio de Salud de Israel aprobó el uso de una tercera dosis de la vacuna (también llamada refuerzo) para abordar este aumento de casos de COVID.

Nuevos datos de Israel

En un nuevo informe de Israel, los investigadores recopilaron datos de adultos mayores (de 50 años o más) que habían recibido dos dosis de la vacuna Pfizer al menos 5 meses antes. Compararon la tasa de muerte por COVID entre los participantes que recibieron la tercera vacuna de refuerzo con los participantes que no recibieron el refuerzo. En general, entre 843,208 participantes, el 90% recibió el refuerzo durante el período de estudio de 54 días. Además, casi el 30% de los participantes tenía diabetes.

Gran reducción del riesgo de muerte por COVID con el refuerzo de Pfizer

La muerte por COVID ocurrió en 65 participantes en el grupo de refuerzo (0.16 por cada 100,000 personas por día) y en 137 participantes en el grupo sin refuerzo (2.98 por 100,000 personas por día). En otras palabras, hubo una sorprendente reducción del 90% en la muerte de los que recibieron inyecciones de refuerzo (en comparación con los que no recibieron el refuerzo). El período de estudio para el seguimiento fue de 54 días. Durante este tiempo, la incidencia de COVID en Israel fue una de las más altas del mundo.

En resumen, los participantes que recibieron un refuerzo al menos 5 meses después de una segunda dosis de la vacuna Pfizer tuvieron un 90% menos de mortalidad debido a COVID que los participantes que no recibieron un refuerzo. Por el momento, no tenemos datos similares sobre otras vacunas, pero se planean más investigaciones.

Fuente: https://bit.ly/3EE42X0

Foto por FRANK MERIÑO from Pexels