La infección con el virus que causa COVID-19 crea una fuerte respuesta inmune. A esto se le llama inmunidad natural. Si alguien ha tenido COVID y luego recibe una vacuna, esto se llama «inmunidad híbrida». La infección, así como la vacunación, hacen que el sistema inmunológico luche contra la enfermedad produciendo lo que se conocen como células B de memoria y células T de memoria. Una investigación de Suecia examinó a más de 2,000 trabajadores de la salud que habenían tenido COVID. Los resultados mostraron que la protección obtenida de la infección es duradera. Esta protección también se puede incrementar significativamente con una sola dosis de vacuna.

La inmunidad por infección es diferente a la inmunidad por vacunación

Por ejemplo, la vacuna le enseña al sistema inmunológico a dirigirse a una parte específica del virus, la proteína de espiga (spike), durante unas pocas horas o días. Con una infección, el sistema inmunológico está expuesto a todo el virus durante varios días o semanas. Esto le da al sistema inmunológico un tiempo significativo para construir una defensa completa. Esto da como resultado una inmunidad más amplia para las personas que están infectadas en comparación con las personas que están vacunadas pero que no han sido infectadas. Una forma de pensar en esto es que una infección previa con COVID es lo mismo que recibir una sola vacuna. Las personas sanas que previamente tenían COVID también parecen tener niveles iguales o más altos de respuestas inmunitarias después de una dosis de vacuna en comparación con las personas con dos dosis y sin infección previa. Sin embargo, es posible que aún necesiten refuerzos futuros.

Muchos países fuera de los Estados Unidos han reconocido que el previo contagio de COVID más una dosis de vacuna (inmunidad híbrida) es equivalente a estar completamente vacunado. Además, queda por ver que los niños que han tenido COVID solo necesitan una vacuna en lugar de dos. Si los padres no están seguros de que sus hijos hayan sido previamente infectados, las pruebas de anticuerpos pueden ser útiles para saber si ha habido un previo contagio.

Se necesita más investigación con urgencia, ya que esto tiene importantes implicaciones para la política de salud pública, incluidos los mandatos de vacunas y los pasaportes.

Fuente: https://nyti.ms/3mlPu7A

Photo by Rawpixel