A medida que aprendemos más sobre las vacunas contra el virus que causa COVID-19, los investigadores han estudiado si mezclar y combinar vacunas puede reducir el riesgo de efectos secundarios. Por ejemplo, existen inquietudes acerca de los problemas raros de coagulación de la sangre en personas más jóvenes que reciben dos dosis de la vacuna Astra-Zeneca.

Primero AstraZeneca, luego Pfizer o Moderna

En un nuevo estudio en Suecia, los investigadores estudiaron la efectividad de diferentes combinaciones de vacunas. Observaron a las personas que habían recibido la vacuna Astra-Zeneca como primera dosis seguida de la vacuna Pfizer o Moderna como segunda dosis. Compararon este grupo con personas que habían recibido dos dosis de la vacuna Astra-Zeneca. Este enfoque de mezclar y combinar vacunas se vinculó con un 67% (Pfizer como segunda dosis) y un 79% (Moderna como segunda dosis) de efectividad contra la infección por COVID-19. Por lo tanto, mezclar y combinar protege mejor contra la infección sintomática por COVID-19 que dos dosis de la vacuna Astra-Zeneca (al 50%).

Riesgo de coágulos sanguíneos anormales es muy raro

Hubo una incidencia muy baja de efectos secundarios debido a la coagulación sanguínea anormal usando este método de mezclar vacunas.

El mezclar vacunas de esta manera parece aumentar la inmunidad contra COVID-19. Esto incluye la variante Delta (la variante principal entre los casos confirmados durante el período de estudio). Estos resultados son importantes para las estrategias de vacunación en la batalla contra la pandemia.

Fuente: https://bit.ly/3j9uSxq

Foto por Nataliya Vaitkevich en Pexels