Hay una pandemia de diabetes tipo 2 (T2D) en los Estados Unidos. Sabemos que las minorías raciales y étnicas tienen tasas más altas de prediabetes y diabetes tipo 2. Para ayudar, los Programas de Prevención de la Diabetes de Medicare (MDPP) han brindado apoyo a los beneficiarios de Medicare desde 2018. Estos programas brindan educación basada en evidencia para fomentar cambios de comportamiento de salud para prevenir la diabetes tipo 2. Se cree que una gran cantidad de personas – 61 millones (casi la mitad de todas las personas con Medicare) – tienen prediabetes y necesitan estos programas.

La educación sobre la diabetes funciona, pero el acceso no es fácil

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) informaron recientemente datos sobre el acceso a los programas de prevención de la diabetes. Compararon los estados por sus tasas actuales de diabetes y por raza y etnia. En general, encontraron que había 1.5 lugares que ofrecían programas de prevención de la diabetes por cada 100,000 beneficiarios de Medicare. Había 3 estados (Connecticut, Nuevo México y Washington, DC) que solo tenían un lugar que ofrecía los programas de prevención de la diabetes por cada 215,000 personas con Medicare.

Prejuicios raciales y étnicos en el acceso a los programas de prevención de la diabetes

Los estados con más del 20% de beneficiarios de Medicare de raza negra también tienen algunas de las tasas de diabetes tipo 2 más altas del país. Sin embargo, a excepción de Maryland, que tenía 30 sitios, muchos de estos estados solo tenían de 1 a 3 sitios que ofrecían programas de prevención de la diabetes. De manera similar, muchos estados con más del 20% de beneficiarios hispanos / latinos de Medicare tenían pocos sitios que ofrecieran programas de prevención de la diabetes y baja inscripción de hispanos / latinos. Por ejemplo, mientras que la población con Medicare de Nuevo México es más del 20% hispana / latina, solo 1 sitio proporcionó programas de prevención de la diabetes.

Desigualdad en la educación diabética

Estos hallazgos sugieren que la oferta de educación diabética no satisface la demanda de servicios, especialmente para las minorías raciales y étnicas. Existe una necesidad urgente de incrementar el acceso a la educación diabética. Las formas de hacer esto incluyen expandir los tipos de proveedores y alentar las innovaciones en la prestación de servicios, especialmente en áreas de escasos recursos. Un tema común en el cuidado de la diabetes en los EE. UU. es que el acceso a servicios basados ​​en evidencia es un desafío importante para quienes tienen más probabilidades de beneficiarse.

Fuente: https://bit.ly/3FrMKNv

Foto por Mil Familias