Con la llegada de la variante Delta, muchas personas se preguntaron si las vacunas actuales reducen el riesgo de transmitir el virus a otras personas. Ésta es la diferencia de «contagio» cuando se comparan personas vacunadas y no vacunadas. Esta pregunta es distinta de la evidencia abrumadora de que estas vacunas reducen efectivamente el riesgo de hospitalización, la necesidad de cuidados intensivos y la muerte prematura debido a COVID.

Las personas vacunadas tienen menos probabilidades de tener el virus en general

Un nuevo artículo que revisa la evidencia actual concluyó que, «las personas vacunadas no tienen tanta probabilidad de propagar el virus como las no vacunadas.» En los Estados Unidos, más de la mitad de la población está completamente vacunada. La población no vacunada es la fuente de la mayor parte de la transmisión del virus entre individuos. Es cierto que, al igual que las personas no vacunadas, las personas vacunadas pueden contraer y transmitir COVID. Sin embargo, es mucho menos probable que las personas vacunadas contraigan el virus.

Sabemos que las vacunas brindan la mejor protección contra la infección. Si alguien no está infectado, no puede transmitir el virus a otras personas. Además, las personas que han sido vacunadas y contraen una infección progresiva son contagiosas por menos tiempo en comparación con las personas no vacunadas. Esto se debe a una menor carga viral. Datos recientes de la ciudad de Nueva York mostraron que más del 96% de los casos de COVID-19 se encuentran entre los no vacunados. Además, solo el 0.33% de las personas completamente vacunadas en Nueva York han sido diagnosticadas con COVID.

Más personas vacunadas equivalen a más protegidas

Esta es la lógica detrás de los mandatos de vacunas. Asistir a eventos que excluyen a personas no vacunadas es más seguro que asistir a eventos abiertos a todos. Cuando más personas se vacunan, esto ayuda a mantener seguros a todos los demás (incluidos los niños y otras personas que no son elegibles para la vacunación). También hay evidencia de que si ocurre una infección progresiva en una persona vacunada, las vacunas reducen el riesgo de COVID prolongado.

Fuente: https://bit.ly/3EN5I0U

Foto por Yoav Aziz en Unsplash