La angustia relacionada con la diabetes describe los sentimientos negativos que sienten las personas con diabetes. Esta angustia generalmente es causada por los desafíos relacionados con tener una enfermedad a largo plazo y también por el estrés relacionado al tratamiento. Los niveles altos de angustia pueden resultar en niveles de HbA1c más altos de lo normal. Se estima que la angustia por la diabetes afecta a una de cada cuatro personas con diabetes. Las personas con diabetes también tienen un mayor riesgo de depresión. Por el contrario, la “autocompasión” (ser amable con uno mismo) cuando se experimentan dificultades relacionadas con la diabetes puede ayudar a reducir los niveles de HbA1c y reducir la angustia relacionada con la diabetes. Ahora los investigadores están analizando la influencia del sueño en estos resultados.

Acostarse tarde puede ser perjudicial para la salud

Algunas personas suelen estar más alerta por la mañana, mientras que otras están más alerta por la noche. Esto afecta el horario de sueño de una persona. El sueño de una persona puede ser diferente dependiendo de cuándo esté más alerta. Podemos dividir los tiempos de alerta en dos grupos: el “matutino” (levantarse temprano) y el vespertino (acostarse tarde). El grupo vespertino está relacionado con una peor salud, especialmente si la duración del sueño se acorta debido a tener que levantarse temprano para ir al trabajo. Esto se conoce como jet-lag (descompensación horaria) social. En un nuevo estudio, más de 800 adultos con diabetes tipo 2 completaron un cuestionario que evaluó su tipo de sueño. También evaluó factores como la depresión, la angustia relacionada con la diabetes y la autocompasión. La angustia y la depresión relacionadas con la diabetes fueron significativamente más altas en las personas en el grupo vespertino. Para la autocompasión, las personas vespertinas tenían más probabilidades de sentirse aisladas.

La forma en que dormimos afecta nuestro bienestar físico y mental

Dado el impacto del bienestar psicosocial en los resultados de la diabetes y la calidad de vida, este estudio enfatiza la necesidad de investigación, especialmente en torno al impacto del sueño.

Fuente: https://bit.ly/2XOVYm7

Foto por bruce mars en Unsplash