En los Estados Unidos, la variante delta ahora representa más del 99% de las nuevas infecciones. Aproximadamente la mitad (54%) de la población total está ahora completamente vacunada. El 63% de las personas en los EE. UU. ha recibido al menos una inyección. Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EE. UU. publicaron recientemente el riesgo de resultados graves de COVID-19 al comparar personas vacunadas con personas no vacunadas. Los CDC monitorearon a casi 600,000 pacientes con COVID. De las personas vacunadas, el 92% había recibido vacunas de ARNm (como Moderna & Pfizer). El resto había recibido la vacuna Janssen (Johnson & Johnson). El riesgo de muerte por COVID-19 para las personas no vacunadas en los EE. UU. fue 11 veces mayor que para las personas completamente vacunadas, ya que la variante delta se convirtió en la cepa dominante. Los investigadores también notaron que las personas vacunadas tenían 10 veces menos probabilidades de ser admitidas en el hospital y cinco veces menos probabilidades de infectarse con COVID-19 que las personas no vacunadas.

Las vacunas mantienen la protección contra los resultados graves de COVID

La efectividad de la vacuna disminuyó desde que la variante delta se volvió dominante en 2020. En general, los cambios en los beneficios de la
vacunación han pasado del 94% al 91% para la muerte, del 92% al 90% para las admisiones hospitalarias y 91 % a 78% para contraer COVID. Si bien la protección de la vacuna contra el COVID ha disminuido, entre las personas que lo contraen, las personas vacunadas todavía tienen un riesgo menor de hospitalización y muerte que las personas no vacunadas.

Diferencias entre las vacunas

Los beneficios de la vacunación parecen desaparecer más rápidamente en las personas mayores. La vacuna Moderna también parece ser más eficaz para prevenir la necesidad de visitas de atención de emergencia por COVID, en comparación con las vacunas Pfizer y Johnson & Johnson. Sin embargo, se necesita más investigación en esta área. Otros investigadores han informado recientemente que no hay diferencia en los beneficios de la vacuna entre pacientes blancos y negros.

Estos datos proporcionan más evidencia del poder de la vacunación.

Fuente: https://bit.ly/3EoCuoG

Foto por Shutterstock