La variante Delta del virus que causa COVID apareció por primera vez en la India a finales de 2020. Desde entonces, se ha convertido en la variante más común del virus en todo el mundo. La principal preocupación no es que cause una enfermedad más grave, sino que se propague más fácilmente entre las personas. El mayor riesgo del virus Delta es para las personas no vacunadas. Hasta ahora, no estaba claro por qué la variante Delta ha tenido tanto éxito en causar infección.

Comparando cargas virales

Los investigadores de China pueden haber encontrado una respuesta. Examinaron la cantidad de virus (conocida como carga viral) entre 62 personas que fueron puestas en cuarentena después de la exposición al COVID-19. Estas fueron algunas de las primeras personas en China que se infectaron con la variante Delta. Los investigadores midieron la carga viral todos los días para ver cómo cambiaba con el tiempo. Luego, compararon sus hallazgos con mediciones de un número similar de personas que habían sido infectadas con la forma original del virus COVID.

Delta es un super esparcidor

Descubrieron que el virus se detectó por primera vez en personas con la variante Delta cuatro días después de la exposición, en comparación con un promedio de seis días entre las personas con el tipo original. Las personas infectadas con Delta también tenían cargas virales hasta 1,260 veces más altas que las infectadas con la variante original. La combinación de una gran cantidad de virus y un breve período de incubación explica por qué la variante Delta puede ser un «super esparcidor». Afortunadamente, la evidencia hasta ahora es que la variante Delta todavía puede ser manejada por el sistema inmunológico en personas vacunadas, por lo que la vacunación sigue siendo clave.

Fuente: https://www.nature.com/articles/d41586-021-01986-w

Foto por Matteo Jorjoson on Unsplash