Más personas con diabetes tipo 1 (DT1) están utilizando tecnologías para la diabetes, como bombas de insulina y sistemas de monitoreo continuo de glucosa (CGM). Por ejemplo, entre el 30 y el 40% de las personas con diabetes Tipo 1 utilizan bombas de insulina y tecnología CGM para ayudar a controlar su diabetes. Sabemos que estas tecnologías han mejorado la vida de las personas con diabetes. Sin embargo, hasta ahora no hay mucha investigación sobre cómo este tipo de tecnología afecta las relaciones de pareja. Esto es importante porque la diabetes no solo afecta a la persona con la enfermedad, sino también a los miembros de la familia y las parejas que la apoyan.

Parejas con diabetes

Los investigadores estudiaron recientemente a 134 parejas en las que uno de ellos utilizó tecnología para controlar su diabetes tipo 1. Descubrieron que la tecnología de la diabetes suele ser buena para la relación de pareja. Por ejemplo, puede ayudar con la comunicación y facilitar la vida diaria con diabetes tipo 1. Además, descubrieron que estas tecnologías pueden ayudar a reducir las preocupaciones sobre los niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia). Sin embargo, la tecnología de la diabetes también puede causar estrés y tensión en las relaciones para algunos. Por ejemplo, las alarmas y alertas de los dispositivos pueden interrumpir el sueño u otras actividades diarias.

La tecnología puede ayudar a las relaciones

En general, las parejas ven la tecnología de la diabetes como algo bueno para su relación. Para algunas parejas, la tecnología de la diabetes mejora la comunicación y ayuda a reducir las dificultades en las relaciones. Sin embargo, para otras parejas, la tecnología de la diabetes causa estrés en las relaciones. También es importante señalar que la mayoría de los participantes en este estudio eran blancos. Se necesita más investigación sobre el impacto de las tecnologías de la diabetes en las poblaciones minoritarias.

Fuente: https://bit.ly/3g31iZh

Foto por Djim Loic en Unsplash