Hasta hace muy poco, las vacunas contra el virus que causa COVID-19 no se permitían en jóvenes menores de 16 años. Necesitamos vacunas seguras y efectivas para proteger a esta población, permitir que las escuelas abran, y ayudar a proteger a todos los demás (esto se llama inmunidad colectiva).

La vacuna produce una muy buena respuesta inmune en este grupo de edad

En un importante ensayo clínico internacional, los investigadores compararon dos inyecciones con 21 días de diferencia de la vacuna Pfizer con un placebo (vacuna ficticia) en 2,260 voluntarios de entre 12 y 15 años. Al igual que en otros grupos de edad, la vacuna funcionó en los participantes y fue segura con solo efectos secundarios leves. Por ejemplo, del 79 al 86% de los participantes tenían dolor en el sitio de la inyección, del 60 al 66% de los participantes tenían fatiga, y del 55 al 65% tenía dolores de cabeza. No hubo reacciones graves relacionadas con la vacuna. En comparación con los niños mayores y los jóvenes de 16 a 25 años, la respuesta inmunitaria contra el virus fue incluso mejor en los de 12 a 15 años. Para aquellos que nunca antes habían tenido una infección por COVID, no hubo nuevos casos después de la segunda dosis. Para aquellos en el grupo de placebo, hubo 16 nuevas infecciones de COVID-19 después de la segunda inyección «ficticia». Esto significa que la vacuna fue 100% exitosa.

Esto demuestra que la vacuna Pfizer funciona y es segura para los jóvenes (de 12 a 15 años).

Fuente: https://bit.ly/3chC1IP

Foto por CDC en Unsplash