La salud virtual llegó para quedarse

La conexión entre las personas y la tecnología es una herramienta importante para la salud, especialmente para ayudar a las personas a controlar la diabetes. Recientemente, la salud virtual se volvió más común debido a COVID-19. La salud virtual es la comunicación remota entre los profesionales médicos (como doctores y enfermeras) y los pacientes mediante mensajes de texto, llamadas telefónicas, videoconferencias, redes sociales y portales de pacientes. La tecnología móvil también permite a las personas rastrear y compartir su información médica. Por ejemplo, las aplicaciones y los dispositivos que puede usar pueden enviar datos de salud importantes a los médicos y dar orientación a los pacientes.

La brecha digital

Sin embargo, no todo el mundo tiene fácil acceso a la atención virtual. Cambiar a la atención médica virtual y acceder a la tecnología durante la pandemia ha sido un gran desafío para algunas poblaciones. La brecha digital se refiere a un menor acceso a la tecnología e Internet en algunos grupos que en otros. Los grupos sin acceso tienen peor salud. Sabemos que los genes, el comportamiento, la psicología y el medio ambiente afectan nuestra salud. De la misma forma, la conexión (o la falta de conexión) a Internet impacta nuestra salud.

Importancia de la conexión a internet

La tecnología puede mejorar enormemente la atención médica al monitorear los datos de salud y brindar información útil a los pacientes. Como resultado, todas las personas que viven con diabetes o están en riesgo de padecerla necesitan una conexión digital confiable y eficiente.

Fuente: https://bit.ly/2RNYplE

Foto por hj barraza en Unsplash