La monitorización continua de la glucosa (CGM) tiene muchos beneficios para las personas que viven con diabetes. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones sobre CGM se han hecho con participantes blancos con diabetes tipo 1. Como resultado, tenemos poco conocimiento o experiencia en el uso de CGM en poblaciones de minorías raciales/étnicas con diabetes tipo 2 (DM2) que no usan insulina.

CGM muestra perfiles anormales de azúcar en sangre

En un estudio del Sansum Diabetes Research Institute (SDRI), analizamos los perfiles de CGM en adultos, en su mayoría mexicano-estadounidenses, que viven con diabetes tipo 2 que no usan insulina o están en riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2. Usamos medidas estándar de CGM, como la glucosa (azúcar en sangre) de promedio, los cambios en la glucosa, y cuánto tiempo la glucosa de una persona se encuentra en un rango saludable. Los datos de la CGM muestran que los perfiles de azúcar en sangre empeoran a medida que las personas pasan de estar en riesgo de diabetes tipo 2 a una etapa previa a la diabetes tipo 2, y luego a diabetes tipo 2 no-tratada con insulina. Además, cuando observamos las lecturas de CGM por hora del día, encontramos que el tiempo en rangos de 70-140 mg / dL y 140-180 mg / dL dentro de un día puede darnos información clave. Por ejemplo, estas mediciones pueden mostrar signos tempranos del empeoramiento de la diabetes.

Necesitamos un acceso equitativo a la tecnología para la diabetes

Los mexicano-estadounidenses ya enfrentan un impacto desproporcionado de la diabetes. El uso de CGM en adultos, en su mayoría mexicano-estadounidenses, proporciona información importante sobre los perfiles de azúcar en sangre para las personas en riesgo de tener diabetes tipo 2 y las que viven con ella. Estos resultados pueden conducir a nuevas formas de reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y comprender mejor la progresión de la diabetes en esta población.

Fuente: https://bit.ly/3eAVjsI

Foto por Mil Familias