Como la mayoría de los virus, el virus que causa COVID-19 sigue cambiando su estructura y forma. Esto crea una variante. A los expertos les preocupa que las variantes puedan volverse más infecciosas y causar un COVID-19 más grave. Una razón por la que el virus COVID-19 está creando variantes es porque no se han vacunado suficientes personas. Es importante saber si las vacunas disponibles también pueden protegernos de estas variantes.

Las vacunas reducen el riesgo de COVID-19 grave (incluso con variantes)

Incluso las personas vacunadas tienen un pequeño riesgo de COVID-19. Esto es cierto para muchas enfermedades infecciosas. Sin embargo, la investigación sugiere que las vacunas pueden protegernos de contraer COVID-19 grave de una variante. Actualmente, es difícil saber qué tan protectora es una vacuna si solo usamos análisis de sangre para los niveles de anticuerpos y otras medidas de la respuesta inmune a una vacuna. Necesitamos ver qué está sucediendo en el mundo real a medida que se vacunen más personas. La buena noticia de todo el mundo es que las vacunas funcionan contra estas variantes.

Próximos pasos

¿Será COVID-19 similar a la influenza donde se requiere una vacuna anual? Sólo el tiempo dirá. Por ahora, los creadores de vacunas probablemente tendrán que hacer cambios pequeños pero regulares en sus vacunas para las nuevas variantes. Otra opción podría ser una vacuna de refuerzo más adelante en el año. En general, los datos sugieren que es necesario vacunar a la mayor cantidad posible de personas.

Fuente: https://bit.ly/3fPPk5L

Foto por Gerd Altmann en Pixabay