Un nuevo estudio sugiere que la mayoría de las hospitalizaciones por COVID-19 en los Estados Unidos están relacionadas con cuatro afecciones comunes preexistentes: obesidad, presión arterial alta, diabetes e insuficiencia cardíaca. Por ejemplo, entre las 900,000 hospitalizaciones por COVID-19 el año pasado, el 30% ocurrió en personas con obesidad; 26% en personas con presión arterial alta (hipertensión); 21% en personas con diabetes; y 12% en personas con insuficiencia cardíaca. Los investigadores descubrieron que casi el 64% de todas las hospitalizaciones estaban directamente relacionadas con estas afecciones. Es posible que estas hospitalizaciones se hayan evitado si los pacientes no tuvieran esas cuatro afecciones.

Las minorías corren un riesgo mayor

Los investigadores encontraron que la edad y la raza / etnia estaban relacionadas con las disparidades en las admisiones hospitalarias por COVID-19 entre las personas con cualquiera de estas cuatro afecciones. Por ejemplo, las hospitalizaciones por COVID-19 fueron más comunes en los adultos mayores (mayores de 65 años) con diabetes en comparación con los adultos más jóvenes (menores de 50 años) con diabetes. La raza y la etnia también son factores importantes. A cualquier edad, más personas negras e hispanas que blancas fueron hospitalizadas por COVID-19 con una condición preexistente. Además, las hospitalizaciones por COVID-19 fueron más altas en personas negras e hispanas con diabetes que en personas blancas con diabetes. La diabetes se relacionó con aproximadamente el 25% de las hospitalizaciones por COVID-19 entre los blancos, el 32% entre los negros, y el 34% entre los hispanos de 65 años o más. En general, las cuatro afecciones comunes se relacionaron con aproximadamente 39% de las hospitalizaciones por COVID-19 entre personas blancas y 50% de las hospitalizaciones entre personas negras de 18 a 49 años.

Una dieta poco saludable aumenta el riesgo de COVID-19

A nivel mundial, la mala nutrición es el mayor contribuyente a la enfermedad, y también puede aumentar el riesgo relacionado con COVID. Un investigador de este estudio pidió mensajes de salud pública sobre la reducción de la diabetes y la obesidad como una forma de reducir la enfermedad COVID grave. “Si las personas se ejercitaran un poco más y comieran un poco más saludable, veríamos mejoramiento en la diabetes y la hipertensión en solo unas pocas semanas. Deberíamos gritar esto a los cuatro vientos, junto con los mensajes de lavarse las manos, distancia social y usar máscaras.»

Fuente: https://bit.ly/3suOvSP

Foto por Pixabay en Pexels