Cuando comenzó la pandemia de COVID-19, los médicos pensaron al inicio que el virus que causaba la infección (SARS-2-CoV) solo infectaba los pulmones, lo que provocaba problemas respiratorios graves, como neumonía. Sin embargo, los médicos se dieron cuenta rápidamente de que otros órganos también podrían infectarse, incluidos los riñones, el corazón, el cerebro y el intestino. Quedó claro que COVID-19 puede enfermar gravemente a las personas con diabetes. Esto puede deberse a un nivel alto de azúcar en sangre y, en algunos casos, a una diabetes no controlada que produce cetoacidosis. La cetoacidosis ocurre cuando no hay suficiente insulina en el cuerpo y puede ser provocada por una infección o enfermedad. Algunas personas que no sabían que tenían diabetes se enteraron de que la tenían cuando la infección por COVID-19 hizo que sus cuerpos fueran resistentes a su propia insulina. Ahora los investigadores están descubriendo que el virus que causa COVID-19 también puede causar diabetes al infectar las células productoras de insulina en el páncreas (llamadas “islotes”). Muchos han sospechado que la diabetes podría ser causada por una infección de los islotes pancreáticos, hasta ahora ha sido difícil de probar.

Fuente: https://go.nature.com/3jpCOtz

Foto por Rawpixel