Muchos factores influyen en nuestra salud. Estar saludable requiere acciones diarias, cambios en el estilo de vida y crear rutinas saludables. Sin embargo, las investigaciones muestran que hay una forma sencilla de mejorar su salud: realizar un seguimiento de su progreso. Esto puede convertirse en una actividad diaria. Por ejemplo, puede realizar un seguimiento de sus pasos diarios en su teléfono, registrar los números de su presión arterial en un dispositivo de control en casa, anotar los minutos diarios de actividad física o usar una báscula para controlar su peso. El seguimiento de estas cosas puede mejorar sus posibilidades de alcanzar sus objetivos de salud. Por ejemplo, sabemos que la actividad física es clave para mantenerse saludable, mejorar la salud del cerebro, reducir el riesgo de ciertas enfermedades y fortalecer los músculos y los huesos. Los expertos recomiendan al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada todos los días (como caminar rápido), sin embargo, según los Centers for Disease Control (CDC), solo un tercio de los adultos hacen la cantidad recomendada de ejercicio cada semana. Para cambiar esto, puede hacer un calendario y marcar cada día que alcance sus objetivos de ejercicio. También puede realizar un seguimiento de la cantidad de agua que bebe cada día. El CDC muestra que elegir un vaso de agua en lugar de un refresco o un té helado azucarado puede ayudarlo a controlar el peso corporal. En general, puede priorizar las medidas más importantes para su salud, y los estudios muestran que el seguimiento del progreso puede ayudarlo a mejorar su salud y alcanzar sus objetivos de salud.

Fuente: http://bit.ly/39gRF67

Foto por Andrea Piacquadio en Pexels