Todos estamos expuestos a una gran cantidad de información sobre COVID-19 todos los días. No todo es verdad. Los científicos trabajan duro para evaluar los miles de estudios que se han realizado desde el inicio de la pandemia de COVID-19. Más allá de los estudios científicos, también hay comunicaciones oficiales de gobiernos y organizaciones de salud, artículos de opinión y noticias, y mensajes de redes sociales. Esta avalancha de información sobre la pandemia de COVID-19 se llama «infodemia.» Para abordar esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publica una guía gratuita y fácil de entender sobre cómo prevenir la sobrecarga de información y cómo decidir en qué información confiar. La OMS también sugiere prevenir la propagación de información errónea practicando la “higiene de la información” antes de compartir algo. Esta es una regla simple: si Ud. sabe que algo es falso, o si le enoja, entonces no lo comparte, ni siquiera para desacreditarlo o burlarse de ello. Compartir información falsa propaga información errónea y genera confusión. Un buen lugar para buscar información confiable son sitios web como este. Recuerde que la información cambiará a medida que aprendamos más sobre el virus.

Fuente: https://bit.ly/3nLmSSD

Foto por Matilda Wormwood en Pexels