La vitamina D es importante para la salud muscular y de los huesos y también beneficia al sistema inmunológico para ayudar a combatir las infecciones. Puede obtener vitamina D de la luz solar, a través de los alimentos y tomando suplementos de vitamina D. Las infecciones de las vías respiratorias superiores (como laringitis, infecciones de los senos nasales o bronquitis) son una causa común de enfermedad en niños y personas mayores de 70 años, especialmente en el invierno cuando hay menos luz solar. La evidencia anterior ha sugerido que los niveles bajos de vitamina D eran más comunes en los meses de invierno y contribuyen a las infecciones del sistema respiratorio superior (por encima de los pulmones). Recientemente, investigadores de Australia compararon la suplementación mensual de vitamina D con una pastilla ficticia (placebo) en casi 22,000 adultos para ver si la ingesta de vitamina D cambiaba el riesgo de infección. En general, la vitamina D no redujo el número de infecciones de las vías respiratorias superiores. Sin embargo, la ingesta de vitamina D redujo el tiempo que las personas tenían síntomas por menos de medio día. En otro estudio reciente, los investigadores concluyeron que la ingesta diaria de vitamina D es segura y puede ayudar a protegernos de infecciones agudas del tracto respiratorio. Sabemos que los grupos con niveles bajos de vitamina D (como los adultos mayores y los residentes de hogares de ancianos, y las poblaciones negras, asiáticas y étnicas minoritarias) son los mismos grupos que también han sido más afectados por el COVID-19. Además, pasar más tiempo en interiores debido a los cierres provocó la preocupación de que algunas personas podrían no obtener suficiente vitamina D de la luz solar. Estos nuevos estudios muestran la necesidad de realizar más investigaciones ya que todavía no hay suficiente información para recomendar la vitamina D para prevenir COVID-19 y otras infecciones.

Fuente: https://bit.ly/2LHA1in

Foto por Daily Nouri en Unsplash