A medida que más personas se infectan con COVID-19, menos personas contraen la gripa. Algunas personas han sugerido que COVID-19 ha reemplazado a la gripa como una infección común de invierno, y muchos creen que la gripa y el COVID-19 son similares. Esto no es verdad. El U.S. Department of Veterans Affairs comparó los resultados de las personas con COVID-19 en 2020 con los resultados de las personas que fueron hospitalizadas por gripa en 2019. Descubrieron que, en comparación con la gripa, el COVID-19 era mucho más grave y mortal. De hecho, las personas con COVID-19 tenían un mayor riesgo de daño renal, diabetes no-controlada que requería insulina, sepsis, coágulos de sangre, derrames cerebrales, inflamación del corazón y muerte súbita. Las personas con COVID-19 también tenían un mayor riesgo de ingreso a cuidados intensivos y una estadía hospitalaria más prolongada. Las tasas de muerte por COVID-19 fueron generalmente más altas en personas mayores y negras. Por ejemplo, en comparación con la gripa estacional, las tasas de muerte por COVID-19 fueron más altas en adultos mayores de 75 años con enfermedad renal crónica o demencia, y también en personas de raza negra con obesidad, diabetes o enfermedad renal crónica. Los datos muestran que COVID-19 es mucho más grave que la gripa.

Fuente: https://bit.ly/2K7oPv0

Foto por Rawpixel