A muchos les preocupa que las personas que dan positivo por COVID-19 sin síntomas (asintomáticas) aún puedan infectar a otros a un ritmo rápido, similar a las personas con síntomas. Sin embargo, los datos de Singapur sugieren que esto no es cierto. En Singapur, los trabajadores de la construcción, la marina y las fábricas se someten a pruebas una vez por semana o cada dos semanas. Todos los contactos cercanos de aquellos que dan positivo por COVID-19 también son evaluados. Todas las personas con una prueba positiva, independientemente de los síntomas, obtienen resultados en el rastreo de contactos. El rastreo de contactos es cuando los trabajadores de salud pública identifican y notifican a las personas que estuvieron expuestas a personas infectadas. Además, los contactos cercanos de las personas infectadas se ponen en cuarentena y solo se liberan de la cuarentena cuando dan negativo en la prueba de COVID-19. Los resultados indican que las personas que dan positivo sin síntomas pueden transmitir COVID-19, pero son mucho menos infecciosas que las personas con síntomas. Esto sugiere que el rastreo de contactos debe usarse para encontrar personas con COVID-19 asintomático porque aún pueden propagar la enfermedad. Sin embargo, si los recursos son limitados, entonces enfocar el rastreo de contactos en personas con síntomas podría ser más efectivo para reducir la propagación del COVID-19.

Fuente: https://bit.ly/3s9uFgv

Foto por CDC en Unsplash