Las personas que viven con diabetes frecuentemente necesitan controlar su nivel de azúcar en la sangre en casa para mantenerse saludables. Además, muchas personas (7 millones en los EE. UU.) con diabetes usan insulina. El automonitoreo del azúcar en sangre y la insulina requiere pinchar la piel con agujas y lancetas. Estos pequeños objetos afilados deben desecharse de manera segura en botes de basura especiales para desechos médicos. Cuando se tiran a la basura normal, es posible que pinchen a las personas, lo que representa un riesgo para la salud. La cantidad de agujas usadas desechadas de manera insegura en la basura doméstica casi se triplicó entre 2001 y 2011. Cuando se desechan de manera insegura, las agujas también pueden ser peligrosas para los trabajadores de la industria de desechos. Por ejemplo, las personas que clasifican los artículos reciclados pueden entrar en contacto con agujas y también con sangre que puede transmitir enfermedades. Un informe reciente estimó que cada año ocurren 1,484 lesiones por pinchazos con agujas en los centros de reciclaje. Estas lesiones resultan en $2.25 millones en costos de tratamiento. Además, las agujas y lancetas solo deben usarse una vez, pero en una encuesta reciente de personas con diabetes, los investigadores encontraron que la mitad reutilizó una lanceta dos o más veces y el 21% reutilizó una aguja de insulina dos o más veces. Un tercio de los pacientes tiraron de manera insegura estos objetos afilados. La eliminación no segura es un peligro para la salud pública. Si bien es importante enseñar a los pacientes cómo desechar de manera segura los objetos afilados, puede ser necesario una campaña de salud pública más amplia para informar a más personas.

Fuente: https://bit.ly/3nnW76C

Foto por Anja en Pixabay