La diabetes es una enfermedad cara. A lo largo de su vida, las personas con diabetes gastan mucho dinero y tiempo en el autocuidado. Para muchos, los cuidados de la diabetes no son económicos y son de difícil acceso. Como resultado, buscan otras formas de obtener medicamentos y suministros. Por ejemplo, las personas pueden intercambiar, donar, pedir prestado y comprar sus medicamentos a través de canales no autorizados. En un estudio reciente, las personas con diabetes respondieron a una encuesta en línea que exploraba la dificultad para comprar medicamentos y suministros para la diabetes y actividades de intercambio «clandestinas.» Más de la mitad de los participantes utilizaron estas redes subterráneas para satisfacer sus necesidades. No hubo relación entre los niveles de azúcar en sangre y el comercio, la compra o el préstamo de medicamentos y suministros para la diabetes. Sabemos que tanto en situaciones urgentes como no urgentes, las personas con diabetes con frecuencia donan, intercambian, piden prestado y compran medicamentos y suministros con extraños en línea, así como con familiares y amigos. Estas actividades clandestinas destacan una falla del sistema de salud de EE. UU.

Fuente: https://bit.ly/3qHUKTq

Foto por Arek Socha en Pixabay