Según la World Health Organization, asegurarse de que los pacientes tomen los medicamentos recetados con regularidad y a tiempo puede tener un mayor impacto en la salud de la población que otros tratamientos médicos específicos. Esto se conoce como adherencia o «fármaco-adherencia» y significa qué tan bien los pacientes siguen su plan de medicamentos después de acordar con su médico tomar un medicamento recetado. Hasta el 65% de las personas no se adhieren, lo que significa que no toman su medicación. Esto puede provocar un nivel alto de azúcar en sangre y problemas de salud graves, tanto a corto como a largo plazo. Tomar un medicamento en el momento adecuado y en la dosis adecuada puede ser un desafío, especialmente para las personas que viven con diabetes. Hay muchas razones por las que los pacientes no toman los medicamentos recetados, incluidos los efectos secundarios de los medicamentos, las influencias de los compañeros, la cultura, los mitos y el estigma negativo. Afortunadamente, muchas nuevas tecnologías de salud digital alientan a las personas con diabetes y a su equipo de atención a la salud a trabajar juntos para mejorar la adherencia a la medicación. Ejemplos de estas tecnologías incluyen plumas de insulina; aplicaciones para teléfonos inteligentes; sensores portátiles para telesalud; y un mayor acceso a la educación sobre la diabetes mediante mensajes de vídeo, texto y chat. Sin embargo, estas tecnologías deben ser asequibles, utilizables y útiles. Más trabajo es necesario, pero el futuro parece esperanzador.

Fuente: https://bit.ly/3ozaaqZ

Foto por Rawpixel