Los alimentos y bebidas ultraprocesados ​​pueden dañar nuestra salud. Contienen aditivos (como potenciadores del sabor) e ingredientes procesados ​​que han sido degradados y modificados por la tecnología. Estos alimentos contienen mucha azúcar, sal y grasa, así como ingredientes y aditivos que no se usan comúnmente en la cocina casera, como sabores que no son naturales para mejorar el sabor o la textura. Los productos ultraprocesados ​​ahora constituyen casi la mitad de lo que la gente come y bebe en muchos países, incluido Estados Unidos. Estos alimentos poco saludables contribuyen a la obesidad y la diabetes tipo 2. En los países más pobres, estos productos también pueden contribuir a la desnutrición. Cuando las personas comen alimentos ultraprocesados, eso significa que no están comiendo opciones más saludables. Los alimentos y bebidas ultraprocesados ​​están diseñados para consumirse fácil y rápidamente. Esto a menudo conduce a comer o beber demasiado. También contienen grandes cantidades de energía. Si el cuerpo no la utiliza, esta energía se almacena en forma de grasa, incluida la grasa en el hígado, que puede causar graves problemas de salud.

Fuente: https://bit.ly/33R5pRD

Foto por Rawpixel