En todo el mundo, muchas personas sufren de mala nutrición. De hecho, alrededor de 149 millones de niños padecen de desnutrición crónica. Casi la mitad de todas las muertes infantiles se deben a la «desnutrición.» Esto ocurre cuando un niño no tiene suficientes alimentos para comer o no come suficientes alimentos saludables necesarios para su crecimiento y salud. Además, 40 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso y 678 millones de adultos son obesos. Este tipo de mala nutrición contribuye al aumento mundial de personas que desarrollan diabetes tipo 2 y otras enfermedades graves relacionadas con la obesidad. En muchos países ricos y de ingresos medios, la obesidad es más común entre las personas más pobres, en parte debido a la asequibilidad y la disponibilidad de alimentos no saludables. COVID-19 ha empeorado estos problemas debido a muchos factores, incluido el movimiento restringido de bienes y los recortes en los ingresos familiares que afectan la capacidad de las personas para comprar alimentos. Estar bien nutrido y comer alimentos saludables protege contra los efectos de las infecciones al respaldar nuestro sistema inmunológico. Para acabar con la malnutrición, una dieta saludable debe considerarse un derecho básico.

Fuente: https://bit.ly/3qhmduG

Foto por Gabriella Clare Marino en Unsplash