La American Medical Association declaró que el racismo es una amenaza para la salud pública. Sabemos que el racismo puede generar desigualdad. Esto puede tener un impacto negativo en la salud, especialmente para las comunidades de color. Este es un paso importante en la dirección correcta para que todos tengan una oportunidad justa de alcanzar su máximo potencial de salud. Las formas de hacer esto incluyen apoyar las políticas que luchan contra el racismo y alentar a las escuelas de medicina a enseñar a los estudiantes cómo prevenir los efectos del racismo en la salud. El condado de Ventura es uno de los 20 condados / ciudades de California que también declaró el racismo como una crisis de salud pública, y señaló que las comunidades de color tienen menos acceso a atención médica y seguro médico asequibles. Estas también son las mismas comunidades que tienden a vivir en vecindarios que no tienen tantos mercados de productos frescos en comparación con los vecindarios más ricos y más blancos. Como resultado, las personas negras, latinas e indígenas tienen tasas más altas que el promedio de diabetes, enfermedades cardíacas, enfermedades respiratorias, enfermedades autoinmunes, depresión e incluso suicidio. Esto demuestra que el racismo puede desempeñar un papel importante en la salud.

Fuente: https://bit.ly/2UTRDsK y https://lat.ms/3pTSB6z

Foto por Karolina Grabowska en Pexels