Muchos tienen la esperanza de que las vacunas eficaces contra COVID-19 estén ampliamente disponibles para el público en 2021. Las compañías farmacéuticas tienen que probar sus vacunas en los participantes de la investigación antes de que las vacunas puedan administrarse al público. La compañía farmacéutica Pfizer anunció que su vacuna previno el COVID-19 en el 95% de los participantes de la investigación. Planean pedir permiso a la Food and Drug Administration (FDA) para usar la vacuna en el público en general. Estas son buenas noticias. Aproximadamente el 30% de los voluntarios estadounidenses en el ensayo de Pfizer eran personas de color. De los 170 casos de COVID-19 en el ensayo de Pfizer, 162 ocurrieron en personas que no recibieron tratamiento ni vacuna. Solo 8 personas que recibieron la vacuna contrajeron COVID-19. De los 10 casos de COVID-19 grave, 9 fueron en personas que no recibieron la vacuna. Esto sugiere que la vacuna previene casos leves, así como enfermedades graves que llevan a los pacientes a ser hospitalizados o morir. Pfizer dijo que no había problemas graves de seguridad relacionados con la vacuna. Recientemente, otra empresa, Moderna, dijo que una vacuna similar también redujo las infecciones por COVID-19 en un 94.5%. En el estudio de Moderna, que aún no está completo, hubo 11 casos de enfermedad grave, todos en personas que no recibieron la vacuna. Al igual que Pfizer, Moderna planea pedir permiso a la FDA para usar la vacuna en el público en general una vez que haya recopilado más datos de seguridad. Eso permitiría que su vacuna se distribuyera a personas con alto riesgo de COVID-19.

Fuente: https://bit.ly/2IQdezk

Foto por RF._.studio en Pexels