Debido a COVID-19, muchos médicos cambiaron rápidamente de visitas en persona a usar Internet para ver a los pacientes usando telesalud. Los investigadores ahora están descubriendo que no todos tienen acceso a Internet. Las personas con afecciones médicas a largo plazo y los pacientes de minorías tienen menos acceso a Internet. En un estudio reciente, se comparó el acceso a Internet entre personas con presión arterial alta o diabetes con el acceso entre personas sin presión arterial alta o diabetes. De casi 1 millón de participantes en los EE.UU., los usuarios frecuentes de Internet tenían más probabilidades de ser blancos, educados, empleados, más jóvenes y tener cobertura de atención médica. Los investigadores también observaron cómo la raza afecta el uso de Internet. Descubrieron que el uso de Internet entre personas con presión arterial alta o diabetes era del 77% en los blancos, el 62% en los negros y el 56% en los hispanos / latinos. En general, en todos los estados de EE.UU., los negros y los hispanos / latinos con presión arterial alta o diabetes no usaban Internet tanto como los blancos. Sabemos que la presión arterial alta y la diabetes afectan a más personas de raza negra e hispanos / latinos que a personas de raza blanca. Además, estos mismos grupos minoritarios frecuentemente tienen menor alfabetización en salud y menos recursos (como la telesalud). Como resultado, la diferencia en el acceso a Internet entre personas negras e hispanas / latinas puede significar que millones de personas no reciban la atención a la salud necesaria.

Fuente: https://bit.ly/3lM9Yne

Foto por John Schnobrich en Unsplash