¿Cómo hablamos con los niños sobre el peso de manera saludable? Algunas escuelas envían boletas de calificaciones a los padres para medir el índice de masa corporal (IMC) usando la altura y el peso de los estudiantes. Los investigadores encontraron que esto no reducía el riesgo de obesidad de ninguna manera. De hecho, los niños que recibieron las boletas de calificaciones de salud se volvieron menos felices con su propio peso en comparación con los niños cuyas escuelas no informaron sobre su peso. Los investigadores también encontraron que la forma en que hablamos sobre el peso es importante. Por ejemplo, usar una palabra como «obesidad» puede ser muy desalentador para los niños y los padres. Un estudio del Reino Unido encontró que más niños y jóvenes hoy se ven a sí mismos con sobrepeso en comparación con hace 2 o 3 décadas, independientemente de su peso real. Los jóvenes que pensaban que tenían sobrepeso también eran más propensos a tener síntomas de depresión, especialmente las niñas. Por el contrario, los jóvenes que ven su peso como «casi adecuado» tienden a llevar un estilo de vida más saludable y tienen menos síntomas de depresión. Ser feliz con su cuerpo puede protegerlo de la mala salud, por lo que es importante que las estrategias para reducir la obesidad infantil no dañen la forma en que los niños ven su peso. Puede ser más útil hacer que los almuerzos escolares sean más saludables o cobrar impuestos por los refrescos.

Fuente: https://bit.ly/35ETGHn

Foto por Julia M Cameron en Pexels