El cambio climático ha aumentado las olas de calor y otros fenómenos meteorológicos extremos. Los científicos predicen que estos serán aún más comunes en las próximas décadas. Las olas de calor y el aumento de las temperaturas medias son importantes amenazas para la salud, especialmente para las personas sin los recursos o el dinero para responder a las altas temperaturas. Una amplia revisión de la investigación médica muestra que las altas temperaturas del aire pueden dañar a las mujeres embarazadas. Por cada aumento de 1 ℃, existe un mayor riesgo de parto prematuro y muerte fetal, especialmente en las mujeres más pobres. Estos resultados sugieren una necesidad urgente de reducir la exposición al calor de las mujeres embarazadas. El aumento de las olas de calor significa que más mujeres embarazadas estarán expuestas a altas temperaturas. Esto puede aumentar las complicaciones del embarazo, como el parto prematuro y la muerte fetal. Este estudio muestra la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para reducir la temperatura del aire.

Fuente: https://bit.ly/2I8nwKO

Foto por Pixabay en Pexels