Poca gente en los EEUU lleva una dieta saludable. Esto puede causar enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, y altos costos de atención médica. Enfermedades relacionadas con la dieta dañan a los hogares de bajos ingresos, las minorías raciales / étnicas y a los ancianos, destacando profundas desigualdades y el racismo sistémico en la economía, los sistemas alimentarios y la atención médica de los EEUU. La pandemia de COVID-19 destaca la inseguridad alimentaria, las enfermedades relacionadas con la dieta y la falta de nutrición para prevenir enfermedades. Esto indica una posible solución: proporcionar incentivos para una alimentación más saludable a través del sistema de salud. Los programas “La comida como medicina” están ganando popularidad rápidamente en los sistemas de salud. Estos programas pueden mejorar la salud relacionada con la dieta. Unos ejemplos incluyen recetas médicas para frutas y verduras (Produce-Rx) y comidas adaptadas médicamente (MTM). Produce-Rx ofrece frutas y verduras gratis o con descuento a los pacientes según su elegibilidad, mientras que los MTM brindan comidas nutricionalmente personalizadas entregadas a pacientes ambulatorios con afecciones crónicas graves. Estos programas podrían ser estrategias de bajo costo para mejorar la nutrición, la seguridad alimentaria, la salud y la calidad de vida. Es necesario realizar más investigaciones en esta área.

Fuente: https://bit.ly/3kmT8uv

Foto por Rawpixel