Las empresas de alimentos y las tiendas de comestibles utilizan muchas estrategias para aumentar las ventas de ciertos alimentos y productos. Estos incluyen promociones de precios, exhibiciones al final del pasillo, colocación a la altura de los ojos y exhibición de productos en más de un lugar de la tienda. Frecuentemente, estos enfoques de venta (“marketing”) se utilizan para vender alimentos perjudiciales para la salud, por ejemplo, refrescos y alimentos ultraprocesados (​​como las galletas). Para voltear la situación, los investigadores de Australia convencieron a las tiendas para que limitaran la publicidad de alimentos no saludables. Este enfoque bajó la ingesta de azúcar de los compradores sin bajar las ganancias de las tiendas. Sabemos que comer y beber menos azúcar reduce el riesgo de la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Estos resultados sugieren que el mejorar los entornos de las tiendas para limitar la publicidad de alimentos y bebidas no saludables de baja calidad puede reducir la venta de productos no saludables sin afectar los ingresos de la tienda. Esto es una estrategia de beneficio mutuo para los vendedores minoristas y la salud pública. Cambios simples al entorno de la tienda puede afectar nuestras elecciones de alimentos y últimamente nuestra salud.

Fuente: https://bit.ly/3nJ3ZkK

Foto por Nathália Rosa en Unsplash