Este estudio encontró que la prescripción de vegetales frescos a adultos hispanos / latinos que están en riesgo de o ya con diabetes tipo 2 puede mejorar enormemente la salud general.

Más información sobre recetas de vegetales para personas con diabetes tipo 2

Comer una dieta deficiente puede causar problemas de salud. En los Estados Unidos, la ingesta de frutas y verduras está por debajo de los niveles recomendados de dos a tres tazas de verduras por día. En general, sabemos que los hispanos/latinos en los EE. UU. consumen una dieta menos saludable en comparación con otros grupos raciales / étnicos. Para las personas con diabetes, la dieta es un factor muy importante que puede mejorar o dañar la salud. En el programa Farming for Life en Sansum Diabetes Research Institute, médicos recetaron verduras locales y frescas a adultos con o en riesgo de la diabetes tipo 2 para ver si eso podría hacer una diferencia en su salud. El 75% de los participantes del estudio eran mexicano-estadounidenses. Los investigadores analizaron medidas específicas para comparar la salud antes y después de que los participantes recibieran las verduras. Estos marcadores de salud incluyeron el peso, tamaño de la cintura, presión arterial, hemoglobina A1c (HbA1c, una medida del control de la glucosa en sangre a largo plazo), sueño, estado de ánimo y dolor. Cada semana, los participantes recibieron de forma gratuita las 21 porciones semanales recomendadas de vegetales frescos (sin incluir vegetales con almidón como maíz, calabaza o papas) de granjas locales.

¿El recetar verduras a adultos con o en riesgo de diabetes tipo 2 afectó su salud? Sí. Durante 3 meses, hubo muchas mejoras en la salud general de los participantes, incluida una disminución en el tamaño de la cintura, el peso, la HbA1c y la presión arterial. Como se esperaba, la frecuencia de comer verduras aumentó significativamente mientras que los participantes consumieron menos tortillas y menos refrescos durante el estudio de 3 meses. Además, los participantes informaron que sus niveles de sueño, estado de ánimo y dolor también mejoraron. Es importante señalar que este estudio no incluyó ningún tipo de educación sobre diabetes o nutrición. Esto demuestra que la prescripción de verduras por sí sola sin un componente educativo puede mejorar considerablemente los resultados de salud. En conclusión, una dieta basada en plantas (una dieta que fomente el consumo de verduras, frutas, cereales integrales, legumbres y frutos secos) puede ayudar a prevenir y controlar la diabetes tipo 2. Esto es importante para las poblaciones latinas / hispanas ya que las tasas de diabetes tipo 2 son más altas entre esta población en comparación con los blancos no-hispanos.

[Enlace abstracto] 

Foto cortesía of Farming for Life © 2017