En el primer estudio de este tipo, los investigadores encontraron que las personas que se acuestan temprano tienen más probabilidades de tener mejor salud y de ser más activos físicamente en comparación con las personas que se acuestan más tarde. El estudio analizó las preferencias acerca de la hora de acostarse (también llamadas «cronotipos del sueño») de las personas con diabetes tipo 2. Descubrieron que las personas que se acostaban tarde y se despertaban tarde (cronotipos vespertinos) tenían niveles bajos de actividad física. De hecho, estos «noctámbulos» se ejercitan un 56% menos que las personas que se acuestan temprano. Sabemos que el ejercicio ayuda a las personas con diabetes a controlar su peso, presión arterial y otros factores de riesgo. La actividad física regular también puede reducir las enfermedades cardíacas y el riesgo de muerte. Como resultado, las personas que se acuestan tarde por la noche pueden poner su salud en mayor riesgo. El investigador principal, el Dr. Henson, dice que comprender cómo las preferencias de hora de dormir afectan la actividad física podría ayudar a las personas con diabetes tipo 2 a controlar mejor su salud. El sueño saludable tiene un impacto en las enfermedades a largo plazo, entonces es posible que pueda mejorar su estilo de vida y su salud simplemente acostándose más temprano.

Fuente: https://bit.ly/2ESZkuM

Foto por Rawpixel