La diabetes es una enfermedad grave, pero el riesgo de complicaciones a largo plazo se puede reducir por controlar los niveles de azúcar en sangre con medicamentos. En los últimos años, medicamentos nuevos y eficaces han ayudado a las personas que viven con diabetes. Sin embargo, estos medicamentos cuestan $57.6 mil millones por año en los Estados Unidos. Esto es alrededor del 15-20% del costo anual de todos los medicamentos recetados. La carga financiera tiene un impacto devastador en las personas sin seguro médico y en las personas con deducibles altos; estas son las personas que menos pueden pagar el alto costo de los medicamentos para la diabetes. Los costosos medicamentos para la diabetes impactan las políticas públicas y la justicia social. Afortunadamente, después de que los nuevos medicamentos para la diabetes pierden su protección de patente, otros fabricantes pueden crear versiones más baratas (genéricas). Sin embargo, esto puede tardar muchos años. Si los EE. UU. desea promover la equidad en la atención médica y la justicia social, es necesario reducir el costo de los medicamentos para la diabetes.

Fuente: https://bit.ly/36m2DWK

Foto por Karolina Grabowska enPexels