Las personas con diabetes tipo 2 que enfrentan inseguridad en la vivienda tienen más dificultades para controlar los niveles de azúcar en sangre. En un nuevo estudio de California, los adultos con diabetes tipo 2 que tuvieron al menos un cambio de dirección en un año mostraron tasas mucho más altas de HbA1c (más del 9%) en comparación con personas sin cambio de dirección. Una HbA1c superior al 9% se asocia con mucho más riesgo de complicaciones graves de salud a largo plazo debido a la diabetes. Los investigadores concluyeron que un cambio de dirección puede ser una señal de advertencia temprana de inseguridad en la vivienda o estrés que podría usarse para activar la detección u otras intervenciones. Las tasas de uso del departamento de emergencias también fueron más altas para aquellos con cambios recientes de dirección. Además, la vacunación contra la influenza fue menos común entre aquellos que se mudaron al menos una vez que en aquellos que no se habían mudado. En este estudio, alrededor del 80% de las personas tenían más de 50 años (la edad promedio era 62), incluidos 30% negros, 23% asiáticos, 22% blancos y 21% hispanos. Los investigadores definieron la «inseguridad de la vivienda» basándose en al menos un cambio de dirección en el registro médico electrónico de los pacientes. Aunque un cambio de dirección puede no ser una señal de inseguridad en la vivienda, podría indicar estrés relacionado con la mudanza.

Fuente: https://bit.ly/3mVpLBc

Foto por Breno Assis en Unsplash.