Nuevos datos de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) muestran que la cantidad de adultos obesos en los Estados Unidos está aumentando, especialmente entre las minorías raciales y étnicas. En comparación con sólo 9 estados en 2018, 12 estados ahora tienen una tasa de obesidad superior al 35%: Alabama, Arkansas, Indiana, Kansas, Kentucky, Louisiana, Michigan, Mississippi, Oklahoma, Carolina del Sur, Tennessee y Virginia del Oeste. Específicamente para los adultos hispanos / latinos en los Estados Unidos, hay 15 estados con una tasa de obesidad (o prevalencia) del 35% o más. Esto es un problema porque los adultos con obesidad tienen un mayor riesgo de sufrir resultados graves por COVID-19. Por ejemplo, los CDC informaron que la obesidad afecta de manera desproporcionada a algunos grupos minoritarios raciales y étnicos que también tienen un mayor riesgo de COVID-19. En general, las personas son menos activas y consumen más alimentos ultraprocesados ​​y densos en energía durante el bloqueo del COVID-19. Esto ha contribuido a la obesidad. Estas disparidades resaltan la necesidad de eliminar las barreras para una vida saludable y garantizar que las comunidades apoyen un estilo de vida saludable y activo para todos.

Fuente: https://bit.ly/2RKZNC3

Foto por Rawpixel