En la diabetes tipo 2, el páncreas produce insulina, pero la insulina no controla bien el metabolismo. Esto se conoce como resistencia a la insulina. Es muy importante reconocer la resistencia a la insulina porque está fuertemente relacionada con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. En la diabetes tipo 2, la resistencia a la insulina es mucho más común en personas obesas. Investigadores de Australia observaron cuán común es la resistencia a la insulina en la diabetes tipo 1 (cuando una persona no produce nada de su propia insulina y, por lo tanto, tiene que inyectarse insulina todos los días). Los investigadores encontraron que casi 1 de cada 3 adultos con diabetes tipo 1 son resistentes a la insulina. A esto se le llama «diabetes doble.» La diabetes doble (diabetes tipo 1 + resistencia a la insulina) está relacionada con más complicaciones de la diabetes, incluida la enfermedad cardíaca; daño a los nervios, ojos y riñones; y úlceras en los pies. Los investigadores concluyeron que la diabetes doble tiene el peor impacto cuando se desarrolla en personas jóvenes con diabetes tipo 1. Por lo tanto, la diabetes doble debe reconocerse y tratarse temprano con medicamentos. Aún mejor, se puede prevenir cuando las personas con diabetes tipo 1 evitan el aumento de peso excesivo.

Fuente: https://bit.ly/2ZWBuWd

Foto por Lukas Rychvalsky en Pexels