La cantidad de personas que contrajeron la gripa (influenza) en los Estados Unidos la primavera pasada fue históricamente baja, incluso durante la pandemia de COVID-19. Para abril de 2020, la tasa positiva de influenza se redujo a casi cero; en años pasados, la tasa positiva ha rondado el 15% en abril. En el hemisferio sur durante la temporada de invierno, las cifras también muestran una temporada de gripe reducida. Australia, Chile y Sudáfrica informaron muy pocas muestras positivas (0.06%) durante abril-julio en comparación con el 13.7% en 2019. Sabemos que la gripe es menos contagiosa que el SARS-CoV-2 que causa COVID-19. Como resultado, las medidas comunitarias como el cierre de escuelas, el distanciamiento social y el uso de máscaras probablemente redujeron la propagación de la gripe. Si estas mismas medidas continúan durante el otoño aquí en los Estados Unidos, esto también podría mantener baja la influenza este invierno. Independientemente, debido a que esto no es absolutamente seguro, la vacunación contra la influenza todavía tiene sentido este año.

Fuente: https://bit.ly/2FCUdzi

Foto por Rawpixel