Sabemos que el consumo excesivo de alcohol puede causar problemas de salud graves, como enfermedad del hígado y cáncer. El alcohol también puede dañar directamente el páncreas y causar diabetes. Ahora, los investigadores han analizado datos de 10,200 participantes de 40 años o más con diabetes tipo 2 que estaban en riesgo de enfermedad cardíaca y
ataque al corazón. En este estudio, buscaron ver si la presión arterial de los participantes se veía afectada por la cantidad de alcohol que bebían. Los resultados mostraron que el consumo leve de alcohol (1 a 7 bebidas por semana) no se relacionó con la presión arterial alta (más de 130/80 mmHg). Sin embargo, el consumo moderado de alcohol (de 8 a 14 bebidas por semana) se relacionó con un aumento de la presión arterial. Entre los bebedores empedernidos (más de 15 bebidas por semana), la presión arterial era aún más alta. Estos resultados sugieren que las personas con diabetes deben tener cuidado de no beber demasiado alcohol debido a los riesgos para la salud.

Fuente: https://bit.ly/3hmw7Wm

Foto por Rawpixel