Las recomendaciones actuales sobre cambios en el estilo de vida (como cambios en la dieta) para prevenir la diabetes tipo 2 y el aumento de peso excesivo no están reduciendo la cantidad de personas que desarrollan diabetes. Una de las razones del fracaso es que las recomendaciones dietéticas actuales pueden ser poco realistas para muchos adultos. Esto se debe a que el acceso constante a los alimentos de mala calidad (incluidas las comidas rápidas, los refrescos y las comidas muy procesadas) dificulta los cambios a largo plazo en los hábitos alimentarios. Se necesitan con urgencia nuevos enfoques. Por ejemplo, cambiar la hora en que comemos podría promover la salud. Un nuevo estudio mostró que comer la mayoría de nuestras calorías diarias por la noche está relacionado con una peor dieta y una mayor ingesta de calorías. Los antojos son más comunes más tarde en el día, y este patrón podría influir tanto en lo que comemos como en la cantidad. Para obtener más información, los investigadores analizaron datos de casi 1,200 adultos y descubrieron que comer por la noche representa casi el 40% de la ingesta diaria de calorías. Aquellos que consumieron la mayor parte de sus calorías diarias por la noche tuvieron una dieta de peor calidad en comparación con los otros grupos. Se necesitan más estudios para saber cómo distribuir las comidas, las meriendas y / o los tipos de alimentos que comemos por la noche afectan nuestra salud, incluido el riesgo de diabetes tipo 2.

Fuentes: https://bit.ly/2ZaBbHchttps://bit.ly/3327aKR

Foto por fauxels en Pexels