Las mujeres embarazadas tienen un alto riesgo de complicaciones por COVID-19. Existe preocupación sobre cómo la infección por COVID-19 afecta a las mujeres y a sus bebés durante y después del embarazo. Como resultado, las mujeres embarazadas se consideran un grupo de alto riesgo. Las mujeres embarazadas que ingresan en el hospital debido a COVID-19 tienen más probabilidades de necesitar cuidados intensivos. Los factores de riesgo de COVID-19 grave durante el embarazo incluyen la edad avanzada de la madre, el exceso de peso y afecciones preexistentes, como diabetes e hipertensión arterial. Los bebés de mujeres embarazadas con COVID-19 tienen más probabilidades de nacer temprano y ser admitidos en una unidad neonatal. En las mujeres que no están embarazadas pero hospitalizadas debido al COVID-19, los síntomas más comunes son fiebre, tos y dificultad para respirar. En la población general, el sobrepeso con afecciones médicas preexistentes son factores de riesgo de infección grave por COVID-19. Las comunidades de color han sido muy impactadas por el COVID-19, por lo que es importante también considerar la raza y la etnia como factores de riesgo en las mujeres embarazadas.

Fuente: https://bit.ly/34ZAbt6

Foto por Negative Space en Pexels