Las investigaciones muestran que las clases de educación para personas con diabetes son efectivas. De hecho, los ensayos clínicos encontraron que la participación en clases de educación grupal estructuradas puede ayudar a las personas con diabetes a mejorar su control de la diabetes, perder peso y mejorar sus conocimientos sobre la diabetes. Sin embargo, un desafío común en estos programas educativos es que no hay suficientes personas que se inscriban en las clases y muchas las abandonan. Una razón es que a veces el contenido de la clase puede ser menos personal para los participantes. Investigadores de la frontera entre Estados Unidos y México publicaron pruebas de que la educación sobre la diabetes puede ser eficaz para los adultos hispanos / latinos con diabetes tipo 2, siempre que los participantes completen el programa. En este estudio, la mayoría de los participantes calificaron su salud como regular o mala. Los investigadores encontraron que el 20% de los participantes dijeron no saber qué tipo de diabetes tenían. El 70% de los participantes no habían oído de la HbA1c y desconocían el propósito de la HbA1c a pesar de tener más de 3 visitas al médico por año. Para que las clases de diabetes fueran un éxito, tuvieron sesiones en inglés y en español, enviaron recordatorios telefónicos a los participantes, y permitieron que los participantes asistieran las sesiones perdidas en otras clases para mejorar el seguimiento. Es importante que la educación diabética para las comunidades desatendidas sea adaptable para satisfacer mejor las necesidades de la población a la que sirven.

Fuente: https://bit.ly/3bfPAGE

Foto por Green Chameleon en Unsplash