Durante la pandemia de COVID-19, ha habido una necesidad urgente de brindar información al público. Para que esto sea efectivo, la información debe ser comprensible. Sin embargo, sabemos que a muchas personas les dificulta leer y comprender información relacionada con la salud (esto se conoce como alfabetización en salud). Idealmente, cualquier material de lectura nuevo debe crearse a un nivel no superior al nivel de lectura de octavo grado. Recientemente los investigadores estudiaron la legibilidad de la información en línea sobre COVID-19 proporcionada por agencias gubernamentales y de salud pública. La información provino de 18 sitios web, incluidos 3 sitios de agencias de salud pública y 15 sitios gubernamentales oficiales de países con 5,000 o más casos confirmados. Descubrieron que la información sobre COVID-19 era difícil de entender y el lenguaje era demasiado complejo para el nivel de lectura recomendado. Sabemos que COVID-19 ha tenido un gran impacto en las comunidades donde los problemas de alfabetización en salud pueden ser comunes. Como resultado, la comunidad que puede beneficiarse más de la información no puede acceder a ella. Esto podría empeorar las disparidades en salud. En el futuro, los esfuerzos deben centrarse en publicar información COVID-19 en lenguaje sencillo para una comunicación clara a todas las audiencias.

Fuente: https://bit.ly/32kpezl

Foto por Roman Kraft en Unsplash