La hemoglobina A1c (HbA1c or A1c para abreviar) es el análisis de sangre más utilizado para medir los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes. Los niveles altos de HbA1c están relacionados con complicaciones graves a largo plazo para las personas que viven con todos los tipos de diabetes. En un estudio reciente de 7,337 pacientes con COVID-19, 952 personas tenían diabetes tipo 2. Los investigadores encontraron que incluso una diferencia del 0.8% en el nivel de A1c marcaba una gran diferencia en sus resultados de salud relacionados con el COVID. Un grupo tenía niveles de A1c por encima de un rango saludable. A este grupo de A1c mal controlado le fue mucho peor que al grupo bien controlado con una A1c promedio más baja. En comparación con los grupos bien controlados, los grupos mal controlados tuvieron tasas más altas de muerte intrahospitalaria (1.1% frente a 11%, respectivamente) y lesiones cardíacas (1.4% frente a 9.9%). Los grupos mal controlados también tuvieron tasas más altas de otras complicaciones graves. Los niveles altos de azúcar en la sangre deterioran el sistema inmunológico, lo que aumenta el riesgo de que las personas contraigan infecciones. Los pacientes con diabetes tienen más probabilidades de experimentar peores resultados si desarrollan COVID-19. Este estudio demuestra lo que otros han demostrado en el pasado: que incluso pequeñas mejoras en el azúcar en la sangre pueden reducir significativamente el riesgo relacionado con la diabetes.

Fuente: https://bit.ly/3ah8nkF

Foto por PhotoMIX Company en Pexels