Los trabajadores de atención médica domiciliaria cuidan a los adultos de la comunidad. La mayoría de estos trabajadores son mujeres de mediana edad de minorías raciales / étnicas quienes normalmente ganan salarios bajos. A pesar de sus circunstancias, los trabajadores de la salud a domicilio continúan desempeñando un papel clave en el apoyo a los pacientes con infección por COVID-19 confirmada y sospechada quienes permanecen en casa. Los investigadores entrevistaron a 33 trabajadores de atención médica domiciliaria de 24 agencias diferentes para entender sus experiencias laborales personales durante la pandemia de COVID-19 en New York (el epicentro de COVID-19 durante muchas semanas). El 97% eran mujeres, el 64% eran negros y el 18% eran hispanos / latinos. Los investigadores encontraron que trabajadores de atención médica domiciliaria (1) estaban en la primera línea de la pandemia de COVID-19 pero se sentían invisibles; (2) informaron un mayor riesgo de propagación del virus; (3) recibieron diferentes cantidades de apoyo (incluida información, suministros y capacitación) de sus agencias de atención domiciliaria; (4) contaron con alternativas de apoyo ajenas a la agencia, incluida información y suministros; y (5) se vieron obligados a hacer difíciles sacrificios en su trabajo y en su vida personal. En general, los trabajadores informaron que tenían un mayor riesgo de contraer y propagar COVID-19. A pesar de brindar una atención importante a los pacientes vulnerables, los trabajadores de la salud en el hogar se sentían poco apoyados y generalmente invisibles.

Fuente: https://bit.ly/30N5e8R

Foto por Rawpixel