COVID-19 ha hecho que nos alejemos de la atención médica en persona hacía visitas virtuales (también conocidas como telesalud). Este cambio es el resultado de que los legisladores relajaron temporalmente las regulaciones para facilitar la prestación de atención virtual durante la pandemia. Hay muchas propuestas para que los cambios sean permanentes. Sin embargo, existe la preocupación de que algunas de las poblaciones de mayor riesgo se queden sin acceso a la atención. Para tener éxito, es importante que los pacientes tengan acceso a la tecnología necesaria para las visitas virtuales. En una encuesta reciente de casi 650,000 personas, los investigadores encontraron que uno de cada cuatro adultos con Medicare carecía de acceso digital (a través de una computadora o portátil con una conexión a Internet de alta velocidad o un teléfono inteligente con un plan de datos inalámbrico) en el hogar, por lo que era poco probable que puedan tener visitas por video de telesalud con los médicos. La proporción de personas sin acceso digital fue mayor entre las personas con ingresos más bajos, las personas de 85 años o mayor, y las personas de color. Es probable que aumente el uso de la telesalud, por lo que es importante abordar las desigualdades de acceso digital entre las poblaciones en riesgo.

Fuente: https://bit.ly/3gXFUmx

Foto por Edward Jenner en Pexels